Alerta Amber en México

Por: Yesenia García Cadena


La idea de un sistema de advertencia inmediata surge en 1996 como consecuencia del secuestro, violación y asesinato de Amber Hagerman, niña de 9 años de nacionalidad estadounidense que paseaba en bicicleta en Arlington Texas cuando fue secuestrada y posteriormente hallada muerta. Las emisoras de radio del área de Dallas desarrollaron el concepto de utilizar el Sistema de Alerta de Emergencias (Emergency Alert System, EAS) para transmitir información rápidamente en casos de secuestro de niños. Dichas emisoras comunicaron el concepto a las autoridades correspondientes, naciendo así, el primer programa de Alerta AMBER en Estados Unidos. Está herramienta propone la coordinación entre medios de comunicación para la eficaz difusión que ayude a la pronta localización y recuperación de niñas, niños y adolescentes que se encuentren en riesgo inminente por motivo de no localización o cualquier circunstancia donde se presuma la comisión de algún delito.

En cumplimiento con los diversos instrumentos internacionales firmados y ratificados por México en materia de protección de los derechos humanos, de niñas, niños y adolescentes, el 2 de mayo de 2012, el Gobierno de la República adopta el sistema a nivel nacional permitiendo una cooperación fluida a nivel internacional con Estados Unidos y otras naciones.

México se convirtió en el décimo país en el mundo, y el primero en América Latina, en adoptar el Programa Alerta Amber.

El sistema de Alerta AMBER inicia a través de la difusión masiva e inmediata de un formato único con fotografía en todos los medios de comunicación disponibles, para lo cual el Gobierno de la República puede activar una alerta nacional o internacional, o en su caso, coordinar la activación de una alerta estatal, con la participación de todos los órdenes de gobierno, sociedad civil, medios de comunicación, empresas y todos aquellos sectores que deseen colaborar para sumar esfuerzos y potenciar la búsqueda y localización.

Unos de los factores que permea el tiempo de búsqueda es la carencia en la actualización de los datos del menor, por ello, surge la iniciativa de fomentar como medida preventiva la actualización de las características del menor recopiladas en una cartilla que se debe tener a la mano en caso de alguna contingencia, los datos contenidos deben ser:

  • Nombre completo
  • Edad
  • Estatura
  • CURP
  • Tipo de sangre
  • Fotografía reciente ( actualizar mínimo cada 6 meses )
  • Huellas dactilares (en caso de menores de tres años se debe tomar la planta de los pies en una hoja blanca)
  • Señas particulares
  • Muestra de ADN
Es de suma importancia que organizaciones de la sociedad civil, intuiciones públicas y privadas trabajemos de forma conjunta a fin de sensibilizar a la población sobre la importancia de notificar y registrar la pérdida del menor para que las autoridades inicien su búsqueda inmediata y con la seriedad debida.

A Continuación les compartimos un ejemplar de la cartilla que les permitirá tener de manera ordenada y actualizada los datos de sus menores , dicho ejemplar lo podrán descargar y hacer de él una herramienta de utilidad en caso de alguna contingencia, se recomienda que su actualización sea cada semestre, en el caso de un o una recién nacida, tomar fotografía del rostro al menos cada semana hasta que cumpla los seis meses de edad, a partir de los seis meses tomar fotografía cada mes.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Así es la vida de un niño en una de las peores prisiones de América Latina

Y la educación ¿en dónde queda?

Una realidad egoísta